Benigno Santiño - El Reto de Optimizar la Gestión

"Nos gustaría que la administración exigiera más calidad al sector"

Notas de Prensa
Restauración News
martes 19 julio 2011

Hace menos de un año que Benigno Santiño, Director de Fidelización, Retención y Marketing, se incorporó a las filas de Compass Group pero ya sabe cómo se las gastan en el sector de la restauración colectiva. Parece tener muy claros cuáles son los retos a los que deben enfrentarse, empezando por mejorar la gestión para poder seguir siendo rentables. Dentro de la restauración social, nos centramos en la educación, el área que más facturación reporta al grupo, bajo la marca Scolarest. 

De los 311 millones de euros que Compass Group facturó en España durante el ejercicio pasado, aproximadamente un 45% son atribuibles a la restauración escolar, un segmento complicado por varias razones a las que alude Santiño. En primer lugar, “es un momento en el que estamos sometidos a una enorme presión de precios”. Y pese a la escalada de los costes de la materia prima, explica, “el mercado, en general (tanto público como privado), se resiste a admitir un incremento de precios en el menú y eso nos está obligando a dar una vuelta de tuerca en la gestión para no sufrir excesivamente”.

Admite, además, que la competencia es brutal, lo que agrava, si cabe, las dificultades. “Existe mucha agresividad en precios. Hay competidores que han disminuido la calidad de forma importante”. Y puntualiza a continuación: “Nosotros no hacemos propuestas descabelladas. Nuestro compromiso de calidad sigue siendo el mismo”.

Otro problema añadido al de la absorción de estos sobrecostes, es el retardo en los pagos de las administraciones que, de acuerdo con el directivo de Compass Group, están moviéndose en plazos de más seis meses de media “y a lo mejor me quedo corto”, matiza. “Al final, financiamos porque casi nadie paga a tiempo. Nosotros cobramos con retraso, pero pagamos puntualmente”, asegura. “La crisis afecta a todos. Las grandes corporaciones también nos piden esfuerzos en precios”.

No obstante, en este aspecto, como en tantos otros, existen sustanciales variaciones entre las administraciones de las diferentes comunidades autónomas. Como modelos a seguir nombra el director de marketing a la Comunidad de Madrid y el País Vasco. “Se garantizan la calidad que demandan. Por ejemplo, en el País Vasco todas las empresas tienen que pasar auditorías técnicas, de calidad, económicas…”, dice. Y precisamente incide en este último aspecto porque para él es fundamental, ya que si el proveedor no es solvente financieramente, el cliente corre el riesgo de quedarse de la noche a la mañana sin servicio de restauración social por no haber sido capaz de soportar la presión de los costes.

Más exigencia
Mantiene Santiño la opinión de que las administraciones deberían ser más rigurosas a la hora de plasmar y hacer cumplir sus requerimientos a las compañías de restauración social: “ Nos gustaría que la administración exigiera más calidad al sector”. Las instituciones deberían ser más estrictas. No cualquiera puede ser proveedor de catering, es un sector complicado”.

Precisamente por esta razón, unida a la situación económica, existe una tendencia a la concentración empresarial que, de acuerdo con Santiño, “es posible que se acentúe en los próximos dos años”. Compass Group, ha comprado este año varias empresas del sector, pero sus responsables continúan atentos por si saltan a la palestra nuevas oportunidades.

Para Santiño, otra de las particularidades a las que se enfrenta Scolarest es que en el segmento al que se dedica no se incrementan las plazas, pero, en cambio, sí lo hace la demanda de nuevas prestaciones. Se extienden horarios y actividades, siendo cada vez más común ofrecer servicios de desayuno, merienda, comidas en campamentos de verano… “Es una forma de incrementar el negocio, pero no tanto los márgenes”, afirma el director de fidelización y marketing de Compass Group, pues también están sometidos a gran presión en este sentido. Por otro lado, se externalizan frecuentemente servicios como limpieza, jardinería o mantenimiento, en los que las firmas de colectividades ya han entrado hace tiempo. A nivel internacional, esta división del negocio que en Compass Group denominan Suport Services, supone el 30% del negocio, si bien en España el porcentaje es mucho menor. “El potencial de crecimiento por ahí es muy alto”, sentencia Santiño.

La educación en hábitos de vida saludable, como para otras empresas que gestionan comedores escolares, es una importante exigencia para Scolarest, que cada año realiza sus campañas lúdico/educativas que ejecuta su equipo de monitores. De cara a los progenitores de los pequeños, sobre todo, en septiembre se impulsará su presencia online a través de las redes sociales, así como con una nueva web “muy potente – dice Santiño – en la que los padres puedan consultar diariamente el menú”.

Pero, sin duda, el principal reto del mundo escolar, sintetiza Santiño, “Es ir mejorando la gestión y exigirnos cada vez más excelencia a nosotros mismos”. Pese a lo que se muestra optimista respecto al futuro de Scolarest: “La perspectiva que tenemos pasa por aumentar el número de clientes para el próximo curso, así como la cantidad de servicios prestados”; e igualmente confiado en el de la empresa en su conjunto: “estamos creciendo y vamos a seguir haciéndolo a ritmo sostenido.”